jueves, 3 de diciembre de 2015

El NS Actual: Un Movimiento del Proletariado

EL NACIONALSOCIALISMO ACTUAL: UN MOVIMIENTO DEL PROLETARIADO


Una de las acusaciones ‘oficiales’ de la ideología marxista y progresista contra todos los fascistas es que son parte del capitalismo, la burguesía armada, la defensa del poder económico contra el comunismo. Este tema es recurrente en toda la literatura marxista y se ha mantenido siempre en el discurso del progresismo de izquierdas.
Las derechas siempre han evitado, en cambio, alinear al fascismo con la izquierda, y simplemente se centran en el mal llamado, y peor demostrado, ‘holocausto’ y en la faceta antidemocrática o racial del fascismo y especialmente del nacionalsocialismo, evitando siempre una polémica o un estudio del nacionalsocialismo que no se centre en el tema histórico, más bien histérico, y en una condena de su aspecto anti democrático. Por supuesto las relaciones que haya habido entre grupos fascistas y grupos de la derecha no les interesa en absoluto reseñarlos.
La izquierda no gusta mucho de centrarse (aunque se apunten a ello) en el tema holocaustico para evitar que se recuerden sus infinitos crímenes comunistas, el gulag, las checas, etc.…. Y tampoco les agrada la acusación de anti-demócratas puesto que la izquierda radical no ha sido nunca un ejemplo de democracia ni aceptan el triunfo del contrario en las urnas como un argumento que anule sus reclamaciones de todo tipo, ya sean económicas, sexistas o decadentes.
Centrémonos pues en esa acusación sobre una visión del ‘fascismo’ como ‘brazo armado’ del capitalismo.
Como toda acusación falsa no es del todo falsa, pues si no sería muy fácil de rebatir. En realidad pasa lo mismo cuando nosotros acusamos al comunismo de ser el aliado, y la otra cara, del materialismo capitalista, y decimos que una prueba es que comunismo y capitalismo estuvieron totalmente unidos en la guerra contra los fascismos. Eso es cierto pero no es tampoco del todo cierto si no se explica mucho más a fondo el tema y se matizan las cosas.
Para empezar deberíamos diferenciar entre los casos como Mussolini o Hitler de otros sistemas que se les llama ‘fascismos’ pero que fueron solo dictaduras militares rebozadas de un fascismo oportunista que nunca tuvo el poder ni la capacidad de cambiar la política real. Por otro lado hay que diferenciar los fascismo históricos de los actuales, pues tampoco hay una paralelismo claro entre ambos entornos.
Es evidente que regímenes como los de España, Portugal, Hungría, Rumanía, Finlandia o Grecia de los años 30 no fueron ‘fascistas’ sino sistemas militares anticomunistas, la mayoría de ellos promovidos por la brutalidad estalinista del comunismo de aquellos años, a los que se acomodaron más bien o peor algunos fascistas, pero eran sistemas que a su vez persiguieron, y asesinaron a veces, a los fascistas más conscientes.
En estos casos es muy posible mostrar la acusación de que esos fascismos descafeinados y llevados a entornos del poder por sistemas militares de derechas, sirvieron realmente de guardias de la porra del capitalismo ‘nacional’, de la derecha anticomunista.
Sin duda España es un caso claro de este desgraciado caso, tanto porque los pocos falangistas que podrían haber expresado una tendencia contraria fueron asesinados por los marxistas y demócratas en 1936, como porque el falangismo estaba en un estado muy precario e inicial cuando se produjo el golpe militar, de forma que su ‘importancia’ posterior no vino de la gestión fascista sino del propio carro del triunfo militar derechista.
Estos militarismos, carentes de ideología y de militancia civil, se aproximaron a las formas externas ‘fascistas’ pero no a su esencia y menos aun a sus propuestas comunitarias y anticapitalistas.
Sin embargo en los fascismos originales, esos que no dependieron de golpismos para ser populares o alcanzar el poder, la situación es absolutamente distinta. Mussolini o Hitler fueron socialista y trabajadores, salidos de medios obreros y proletarios, y sus movimientos se nutrieron de obreros desde el inicio. Es más, ni Lenin ni Marx o Engels fueron obreros ni tienen un antecedente proletario como ellos.
La masa votante del NSDAP fue ante todo de trabajadores, y su política fue anti financiera desde el inicio. Su principal enemigo una vez en el poder fue la finanza mundial de Inglaterra y USA, y no el comunismo.
Pero hay que dejar un tanto aparte los años 30 para seguir el itinerario de cada una de esas acusaciones, lo que va a aclarar mucho la situación.
Resulta que las izquierdas, incluidos los comunistas, han efectuado tal deriva hacia el sistema capitalista que hoy en día sí que podemos decir claramente que Izquierda Unida (puesto que en casi toda Europa el comunismo ha ocultado incluso su nombre, y ya no se presentan en casi ningún país como ‘Partido Comunista’, no son más que apéndices del sistema globalizador y colaboradores electorales del Sistema. En muchos países los ex comunistas, con su cambio de nombre, participan en cargos, gobiernos, alianzas electorales e incluso en Consejos de Bancos y empresas oficiales, junto con los grupos más puros del sistema. Por tanto, hoy, podemos asegurar con muchas más pruebas que la izquierda marxista es un apéndice del Sistema demo-progresista que dirige el capitalismo actual.
Hay aun más, la llamada intelectualidad de izquierdas, con sus periodistas, artistas-basureros y demás palanganeros, acaparan casi todos los premios oficiales que el Sistema otorga, disponen de los museos y los medios oficiales de cultura del sistema capitalista, los grandes grupos capitalistas de información apoyan totalmente esa ‘intelectualidad’ de izquierda marxista.
En las Universidades se enseñan, dan premios y cursos a todo presunto intelectual marxista o comunista sin problema alguno.
Los obreros han abandonado totalmente a la extrema izquierda que se alimenta de inmigrantes, perro-flautas, anarcos y estudiantes, pero sin casi participación obrera.
En el gobierno de Zapatero, con el PSOE e IU aliados, el número de obreros en el Parlamento no era ni del 2%, casi inexistente.
Frente a esta evolución de la izquierda, los fascismos han tenido una evolución absolutamente distinta. Acosados por fiscales y leyes represivas, y bajo todo tipo de exclusión social por parte tanto del capitalismo como del progresismo marxista, los nacionalsocialistas, y en general los fascistas, están hoy en día constituidos casi en un 99% por camaradas salidos del proletariado.
Mientras el comunismo ha rechazado incluso su nombre y desde luego procura hacer olvidar a la URSS, los fascistas ni cambian el nombre ni dejan de recordar a sus héroes de los años 30.
El boicot económico y social hace que solo muy pocos camaradas provengan de familias burguesas y tengan estudios o trabajos de dirección o de categoría económica alta.
Los pocos ex fascistas que disponen de buen trabajo o posición social importante han abandonado todo fascismo a cambio de acercarse a la derecha reaccionaria o a la izquierda moderada del Psoe, cuando no simplemente para irse a sus casas.
Actualmente ninguna empresa, incluso poco importante, contrata a un joven fascista que se detecte como tal en internet, mientras que lo hace sin problemas si es de Izquierda Unida o del Psoe.
Hoy en una reunión de auténticos nacionalsocialistas no es necesario fomentar el socialismo porque casi todos ellos son obreros, jóvenes en paro o con trabajos precarios, familias sin medios, todos sufren el capitalismo y no necesitan que se les enseñe su asquerosa base.
Cualquier ONG dirigida por la izquierda, incluso un tanto radical, puede acceder a subvenciones públicas, concedidas por los gobiernos locales, autonómicos o estatales, pero jamás se darán a una Asociación que tenga carácter fascista o NS, aunque su labor sea de lo más social, cultural y eficaz.
La evolución de la militancia nacionalsocialista en España hacia el proletariado ha sido constante desde el final del franquismo, como lo fue siempre en el resto de Europa desde 1945. Un ejemplo es Cedade, donde si al inicio tuvo una militancia mixta entre universitarios y obreros, la evolución a partir de 1990 fue clara: los universitarios en su gran mayoría abandonaron las ideas, formas y sentido ético del nacionalsocialismo (ya sea para irse a su casa o para derivar a la derecha) mientras que la base obrera en mucho mayor grado se ha mantenido en la lucha nacionalsocialista.
Mientras los universitarios normalmente han cedido al miedo, a las decadencias de conducta o a las concesiones ideológicas a cambio de buscar votos, los trabajadores se han mantenido mucho más fieles a los principios NS.
Podemos decir con seguridad que hoy en día la más falsa de las acusaciones al nacional socialismo actual sería la de aburguesamiento, cesión a la derecha o colaboración con el sistema capitalista, mientras que ello es totalmente cierto en la izquierda marxista.
Esta situación no deja de tener una serie de problemas, en primer lugar las enormes deficiencias en la financiación de los grupos ‘fascistas’ y ‘nacionalsocialistas’, que cuentan con unas cuotas mínimas, de forma que sus medios son tan escasos que apenas puede sobrevivir.
Y luego, no menos grave, el origen obrero de la militancia hace que su formación cultural y artística sea pequeña, al no haber efectuado estudios superiores, y a menudo ni medios para formarse personalmente, lo que les exige un gran esfuerzo de formación básica, aunque a cambio no han recibido la infección de la anticultura del sistema. Hoy es peor estudiar en la Universidad Filosofía y Letras que dedicarse a leer la buena literatura y filosofía en casa, evitando así las influencias repugnantes que la enseñanza capitalista, progresista y marxista ha impuesto en esos centros.
Sabemos que no tenemos oportunidades de éxito a corto plazo pero al menos no estamos excesivamente contagiados por la derechización y la mentalidad decadente del Sistema, no corremos tras el éxito a base de ceder en estilo e ideas. Hoy el NS es lo más alejado de un ambiente de aburguesamiento o de la más mínima concesión al sistema. Somos su enemigo absoluto.

El Deseo Contra Los Principios-Ramon Bau

LOS DESEOS CONTRA LOS PRINCIPIOS

Cada vez que he hablado a camaradas sobre cualquier tema actual, suelo decirles que para comprender la situación y la conducta de la sociedad, y también la de los camaradas o supuestos camaradas, lo más útil es leer primero a Le Bon, y no los textos de ideología o de análisis politiqueros que tanto abundan.
La principal enseñanza es que el ser humano tiende de usar su cerebro para justificar sus deseos, de forma que la lógica es solo un instrumento del deseo de fama, dinero, sexo, éxito, egoísmo, etc.
Es por ello que la mayoría de canalladas, traiciones, cambios de ideologías, miedos o acciones que se hacen no son producto de ‘maldad pura’ sino productos de esas justificaciones personales hacia sus deseos.
Estoy convencido de que camaradas que no pagan sus deudas o que han traicionado sus ideales en realidad están convencidos de que han actuado correctamente, necesariamente, excusablemente, y no son ni siquiera conscientes de su miseria moral.
Por cada malvado integral hay mil engañados por sus deseos.
Eso dice Le Bon: “El hombre de la vida cotidiana está generalmente guiado por su egoísmo personal”, pero lo hace sin ser consciente de ello, engañado por su cerebro en busca de excusas.
Por eso dice:•”Los discursos no revelan la verdadera personalidad de cada ser. Solo sus actos lo revelan y a veces incluso a sus propios ojos”.
Meditad sobre la última parte de esa frase ‘a veces incluso a sus propios ojos’. Mucha gente actúa de forma que ‘sabe’ que no es coherente o no está bien, y en el momento de actuar es consciente un rato de ello. Pero luego su mente establece las excusas, las razones para justificar ese acto acorde a sus deseos. Así no pagar deudas puede ‘justificarse’ con la excusa de que ‘a mí me hace más falta’, y echar por la borda ideales se justifica con ‘buscar votos de forma posible’, engañar a la esposa con ‘solo es una aventura sin más’, etc… 
Y es que ‘la verdad’ que no rinde beneficios o deseos es más bien una molestia. Así Le Bon dice: “La persecución de la felicidad y la de la verdad son muy distintas. Para el hombre preocupado por la felicidad es cuerdo no investigar el fundamento de las cosas”. Los que van detrás del voto no meditan sobre su coherencia o su ética sino solo con el resultado que obtienen de su deseo. Por eso muchos partidos o grupos fachas cuando fracasan en el voto buscan salidas aunque consista en las más vergonzosas alianzas, pactos o cesiones de ideas.
El deseo de éxito es superior a todo sentido de ética y estilo, pero no siempre porque sea algo ‘malvado’ sino porque es así en todos los aspectos de la vida, los ‘camaradas’ son humanos y mienten, pactan, traicionan o engañan tanto en lo político como en otros aspectos engañados a su vez por su mente al servicio del egoísmo y los deseos.
Por lo mismo una persona cuyo negocio va mal es muy propensa a justificar actitudes poco éticas económicas, y una esposa/o en proceso de separación está tentado a mentir para lograr mejores condiciones del divorcio… cuanto más apremia el deseo, más se ‘justifican mentalmente’ las actitudes inmorales.
Si queremos entender porque Syriza y el pueblo griego aguanta la esclavitud de la finanza en vez de salirse del Euro y rebelarse, y porque toda Europa aguanta ese endeudamiento, porque los recortes o las más infames corrupciones se soportan sin grandes reacciones, podemos leer a Le Bon otra vez: “A veces les es más fácil a los pueblos soportar sus males que soportar los remedios empleados para curarlos”. Así es, el pueblo a menudo prefiere ser esclavo que luchar para dejar de serlo, sacrificarse para ser libres.
Por eso una vez más leamos a Le Bon: “Las revoluciones más difíciles son la de los hábitos y los pensamientos”. Esto nos enseña porque la gente hoy busca soluciones en partidos o propuestas que NO impliquen cambiar sus vicios, su ocio, sus deseos, buscan la demagogia fácil, los arreglos ‘solo políticos’ sin afectar a su vida y hábitos. Por eso los fachas buscan el voto de gente del sistema, no pretenden cambiarlos, solo el voto utilista, y por ello no les importa ceder las ideas que son precisamente revolucionarias porque van contra los hábitos y vicios de la gente.

Podríamos pensar que todo esto no tiene solución. Y seguramente es difícil lograrlo. Pero hay algunas medidas que se pueden tomar para evitar ese engaño del cerebro en favor de nuestros deseos
- Solo se pueden buscar soluciones si tratas de ser algo distinto a la masa, si solo quieres ‘dejarte vivir’ no vale la pena que ni intentes dominar tus deseos en aras de los principios.
- En la juventud el idealismo y la voluntad de ser honrado es mayor que de más mayor, con el tiempo salen los deseos con más fuerza de que joven. Por tanto de joven establece tus principios y escríbelos, comprométete con ellos. No sé si lo lograrás pero al menos de mayor sentirás la vergüenza de haberlos traicionado cuando los leas.
- Medita. Cada semana por lo menos dedica un tiempo a meditar si tu actitud está guiada por Principios o Deseos. Para ello se necesita honradez y tiempo, o sea meditar en silencio y sin prisa.
- No creas en manuales tácticos sin antes plantearte que límites éticos permites. Las tácticas son el camino al deseo. Debes marcarte los límites antes de pensar en tácticas, no después. Sino las tácticas serán tú excusa mental para variar los límites de principios.
- Debes estar dispuesto a pagar un precio por ser coherente y ético, si no lo estás, no vale la pena intentar serlo. Siempre los caminos correctos son más duros y difíciles que los otros.

Y por último, incluso así cederás, pero al menos que sea lo menos posible y conscientemente, nadie es perfecto, pero por lo menos es bueno saber dónde no lo eres en vez de ir engañado por el deseo.

Sionismo cristiano- Alberto Buela

Sionismo cristiano

                                                                            
En un muy buen artículo publicado por Eladio Fernández bajo el título de Evangélicos cristianos, secta financiada por Israel y Washington en donde aparece una foto de Netanyahu hablando en un congreso evangélico, afirma que: Los evangelistas cristianos acumulan una historia de grupo político mas que religioso. Su vínculo con la AIPAC (lobby hebreo) y el potente lobby gay es indiscutible, como herramienta político social, más que religiosa. La inversión en España es notable, y se multiplican por dos en tan solo diez años. Las iglesias evangélicas son un sistema similar al usado por la Cia para infiltrar sus ONGs como sistema de penetración ideológica unilateral, que maneja conciencias despistadas.
Lo que no dice el artículo es que el evangelismo cristiano norteamericano para actuar así encuentra su apoyo y su basamento en el denominado “sionismo cristiano”. Sí, aunque a primera vista aparezca como una contradicción flagrante, se instaló desde hace años un gran movimiento sionista cristiano en el seno de las iglesias evangélicas. A nosotros esto nos suena raro porque por esto pagos del asunto ni se habla. Por eso vamos a intentar explicarlo
Como consecuencia de la Reforma protestante se impuso el método literal de interpretación de las escrituras que vino a reemplazar a los métodos alegóricos, analógicos y hermenéuticos practicados por el catolicismo Así cuando el texto bíblico realiza promesas a Israel estas son interpretadas como realizadas al Estado de Israel actual y no a la Iglesia como pueblo de Israel o Israel espiritual.
Lo cual concluye con la afirmación que los judíos tienen derecho divino a ocupar territorios en el Levante u Oriente Medio. Qué Jerusalén sea su capital exclusiva. Que los musulmanes son sus enemigos. Y. sobre todo, que el Israel actual no tiene ninguna responsabilidad con los crímenes que practica sobre los palestinos. Esto último apoyado en a teoría de la dispensa de las responsabilidades de los judíos de sus actos actuales y pasados.
Según esta teoría teológica la historia humana ha pasado por una serie de mayordomías o períodos administrativos de trato con Dios que culminarán con la segunda venida de Cristo. Así, en un primer momento fueron los judíos, la descendencia de Abraham. Isaac y Jacob, luego la Iglesia católica, luego las iglesias protestantes, pero como las iglesias cristianas (católicas y protestantes) fracasaron en su trato con lo Dios, sobre todo después de las segunda guerra mundial, hay que devolver la representación de Dios a los judíos instalados en el Estado de Israel, para que ellos preparen la Segunda Venida del Señor.
Encontramos en la voz sionismo cristiano en Internet la siguiente caracterización de su poder en el actualidad: “Hoy, Jerry Falwell, que llama al Cinturón Bíblico estadounidense el Cinturón de Seguridad de Israel, calcula que existen 70 millones de sionistas cristianos y 80.000 pastores sionistas cuyas ideas son diseminadas por 1.000 emisoras cristianas de radio y 100 cadenas cristianas de televisión. Constituyen de forma clara una facción dominante del Partido Republicano y representan un cuarto de los votantes”.
Desde una perspectiva católica el caso más emblemático de sionismo cristiano lo encontramos en el filósofo francés Pierre Boutang (1916-1998) , sucesor de Emmanuel Levitas en la cátedra de metafísica de la Sorbona-Paris IV.
El sionismo de Boutang no es político sino teológico y su razonamiento es el siguiente: El fracaso de la cristiandad en Europa después del zafarrancho de la segunda guerra mundial descalificó al cristianismo y, entonces, se restituyó a Israel su cargo original.
La única victoria que trajo la segunda guerra mundial para el cristianismo fue la creación del Estado de Israel. Es que la Iglesia que es el verdadero Israel, no pudiendo conservar ese privilegio y como consecuencia del Vaticano II, lo restituyó a Israel  que fue el primer depositario. “nous Chrétiens, en un sens, avec nos nations cruellement renégates, avons pris le rang des Juifs de la diaspora” (nosotros cristianos en cierto sentido, con nuestras naciones que cruelmente han renegado del cristianismo, hemos tomado el lugar de los judíos de la diáspora).
Y en sus conversaciones con George Steiner observa que los efectos del caso Dreyfus han sido el fracaso de una Francia católica y monárquica estigmatizada por la victoria de la democracia parlamentaria que tiene en su seno al mesianismo judío laicizado. Esto es, cuando se ha carnalizado o desjudaizado de su sentido originario.
Boutang como nuestro Nimio de Anquín viene a denunciar la descristianización del poder político y la “carnalización” del mismo a través del judaísmo.
Solo, los raigalmente católicos como Boutang, son los únicos que están en condiciones de entender lo que quiso decir. El resto de los mortales, como nosotros en este tema, tenemos que guardar silencio para no meter la pata.
Que saque cada uno sus conclusiones, según su real saber y entender. Nosotros solo nos hemos limitado a presentar el tema.


(*) arkegueta
buela.alberto@gmail.com
www.disenso.info

Disenso N°22 - Situación Europea, opinión Sudamericana.